08 mayo 2004

Juan Zarzuela


Juan Zarzuela es artesano-artista. No sabe pintar, hace obras de arte y hace utensilios para uso doméstico. Con una navaja busca las formas útiles y a veces sutiles de la madera.

Cuando tenía doce años mi familia emigró a Alemania en busca de unas mejores salidas laborales para ellos y mis hermanos. Luego yo volví con mis padres cuando ellos se jubilaron. Ya para entonces tenía veinticuatro años. Por eso de irme ya no tan pequeño para Alemania tuve allí muchos problemas de adaptación. Fue muy difícil mi proceso escolar. Ni allí, ni aquí conseguí hacerme buen amigo de las letras.

Llevaré tallando la madera unos siete años. Empecé haciendo pipas para fumar. Las hacía en un principio de arcilla, luego pasé a hacerlas de brezo. Aunque quiero vivir de esto y esto es lo que hago, mi oficio real es el de mecánico de coches. La mecánica me ha ayudado mucho en el modo de presionar los dedos y la agilidad que hay que tener en las manos para no cortarse o no romper la pieza que estamos trabajando.

Cuando cojo un trozo de madera, un tronco de árbol, nunca sé lo que voy a hacer con él. No le veo nada, no me dice nada. Una vez que me pongo a tallarlo ya voy viendo lo que puede salir, una mesa, una estantería o un cenicero por ejemplo. Las maderas que utilizo son el chopo, el acebuche, la encina, el castaño y el nogal. Trabajo siempre de noche. Me gusta más, tengo más facilidad. Empiezo a las 11 ó 12 de la noche y me acuesto a las 8 de la mañana. Parte del día lo paso durmiendo para así de nuevo por la noche trabajar. El proceso que le doy es común al de cualquier artesano o carpintero que trabaja con maderas. Lijado, limado... pero aquí lo que de verdad es importante es la talla. La talla lo es todo.

Hago desde objetos pequeñitos que son más para adornos, hasta objetos más grandes y que tienen una utilidad más práctica. Ceniceros, pipas, motos de adorno, llaveros, cuencos, vasijas, joyeros, estanterías, mesas, perchas...


Se han llevado piezas durante varios años a la Feria de los Pueblos. He vendido algunos a gente que me los ha querido ir comprando. Ahora mismo estoy intentando tener una producción grande e ir a ver si les podría interesar a algunas tiendas de artesanía, decoración... yo creo que si, lo que pasa es que este trabajo es lento. Tal vez si llegase a tener mucha venta podría incluso montar mi propia tienda.

He tenido posibilidades de ser maestro de un taller en una escuela taller. Pero decidí no serlo. Yo no sé explicar lo que hago, sólo puedo dejar que la gente me vea, vea cómo lo hago y que ellos aprendan. Incluso hubo un grupo de jóvenes del pueblo que estuvieron viniendo conmigo a verme trabajar para ir aprendiendo, pero se aburrieron y lo dejaron.

La belleza, para mí, es lo distinto, lo raro, lo que nadie tiene o hace.

Juan Zarzuela vive en Benarrabá.
Tel: 677183416